Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Vía Multimedia | 22 February, 2017

Scroll to top

Top

Carolina Parada: una venezolana que trabaja en Google

10 Diciembre, 2014
 
Conoce a Carolina Parada, una venezolana que trabaja en Google

| On 10, Dic 2014

¿Conoces el sistema “Ok, Google”? Entonces estás hablando con una idea genial donde una venezolana estuvo trabajando.Conoce más acá

“Ok, Google” es la manera de activar el sistema de comprensión de lenguaje de los Google Glass, nuevos smartphones, tablets y smartwatches de la compañía del buscador más famoso del mundo.

Esta “frase mágica” que activa la comunicación entre equipos, envía SMS y te da recomendaciones de viajes -entre muchísimas otras cosas- tiene una buena parte de talento venezolano en ella.

Carolina Parada es una maracayera que logró que eso sucediera. Llegó a los Estados Unidos con 18 años por un programa de intecambio y es la líder del Hot Word Team, el equipo que trabaja para que las máquinas entiendan a las personas en idioma originario sin necesidad de hablar en un lenguaje complejo, sino como si hablaran con otros humanos.

Parada logró que sus estudios la llevaran a otros aires: Fue la primera de su familia en salir del país en un acuerdo entre la Universidad Simón Bolívar de Caracas y la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Una vez logrado el título de ingeniera electrónica buscó el máster y el doctorado en el mismo centro educativo.

you

Con ambos títulos fue a Nuance, una empresa especializada en reconocimiento de voz. De ahí surgió un producto muy conocido llamado Dragon, un sistema que se integraba en Word, parecido a la transcripción de una grabadora.

Luego de esto, Carolina Parada pasó al laboratorio de lenguas de IBM, hasta que logró que Google se interesara en ella y lograran crear esta innovación.

“Ok, Google” funciona en 14 idiomas donde Reino Unido e India son los países con más uso de esta herramienta, siguiéndoles de cerca Estados Unidos, Francia y Alemania.

glass_vzla

De los países hispanoparlantes, “Ok, Google” es mayormente utilizado en España y México, y en Brasil esta herramienta está volviéndose popular gracias a la expansión de las nuevas tecnologías.

Las hijas de Carolina, que tienen 8 y 11 años, son las que prueban las novedades antes de salir al mercado y Parada está llena de anécdotas con sus Betatesters. Ella cuenta: “Mamá, esto no funciona’, es lo que me decían al principio con las gafas de Google. Después, cuando vieron que salían en la televisión, se emocionaban, ‘pero si es lo que haces tú, lo que tenemos en casa”.

Así es como se trabaja en Google, esas pruebas le llaman “dog food”, una metáfora para referirse a probar el propio trabajo durante un tiempo antes de que salga al mercado.

1415346270_595602_1417739001_sumario_normal

“Lo más difícil”, reconoce Carolina, “es discernir contextos, saber qué se quiere significar en cada momento o registrar una frase nueva”. Y una de las “peculiaridades” que tiene el idioma castellano es que “Los acentos pueden ser una pesadilla. Siempre estamos recogiendo datos, hacemos encuentros con estudiantes a cambio de swag*”.

*”Swag” es el nombre de los objetos promocionales de Google que muchos tienen de colección.

Pero no todo es trabajo y “experimentar” con la familia para Caorila Parada. recientemente corrió su primer maratón. “Me ayuda a estar en forma, a concentrarme y afrontar retos duros”.

Carolina sabe que es una pionera y un ejemplo para muchas mujeres. En una industria donde menos del 30% de los trabajadores de las grandes firmas de tecnología son mujeres, solo el 17% tienen una labor relacionada con la ingeniería. Cifras para estar muy orgullosa.

Además de ser mentora de chicas más jóvenes de la compañía, Carolina intenta sembrar la curiosidad en sus hijas: “Desde bien pequeñas tienen su ordenador, de su propiedad, para que sea su juguete, pero también su puerta al aprendizaje de programación, idiomas…”

¿Conoces otras historias como la de Carolina? Coméntanos al final del artículo, en nuestro Facebook o nuestro Twitter.

 

Con información de El País

Comenta