Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Vía Multimedia | 20 June, 2018

Scroll to top

Top

Editorial - Venezuela: el país donde "hay y no hay"

8 diciembre, 2014
 
Editorial – Venezuela: el país donde “hay y no hay”

| On 08, Dic 2014

Venezuela vive en una montaña rusa económica que hace que nuestras costumbres económicas sean “peculiares”. Acá unas reflexiones sobre eso

Hace un tiempo se volvió viral una imagen que muestra cuánto costaban los artículos eléctricos hace dos años. Época en que en Venezuela ya existía Cadivi y Cencoex no estaba en los planes.

10635753_10204914771366926_2924450392888907097_n
Ahora, veamos esos artículos en Mercadolibre, la mejor página para hacer WindowShopping* en el país:

Los televisores Led están entre 13,500 Bs y 25,000 y acá tienes el link para comprobarlo.

Otros artículos como cámaras fotográficas cuestan entre 5.500 (hay una muy parecida al del recorte de periódico, solo que más desgastada) y otras que simplemente no vale la pena ni ver la descripción.

Y en el caso de un Blu-Ray, el precio del equipo como vemos en la foto está entre 18,500 y 70,000 Bs.

Ahora comienzan las preguntas:

¿Cuántos salarios mínimos se necesitan para comprar cualquiera de estos equipos? La respuesta va desde “como 3 salarios mínimos” hasta “ni de broma lo compro”.

El poder adquisitivo del venezolano actualmente sirve para poder comprar lo prioritario, no para obtener estos artículos como en otras economías, donde los productos y equipos son accesibles comparados a la ganancia de las personas.

Lo normal es que las tarjetas de crédito sean destinadas para comprar objetos realmente costosos o algo que no alcance con un mes de sueldo. No para sobrevivir en el día a día.

El otro problema está en que ese “precio justo” es una medida teórica que nadie aplica en el mundo real. Al menos no sin que un ente gubernamental amenace.

Maduro-Ley-Precios-Justos

Luego de años en que empresas y tiendas vendían productos extranjeros sacándole más del 30% de la ganancia a todo, se hace complejo entender cuándo un precio deja de ser “el ideal para comprar” y “el que me cubre el costo y me da ganancias.

En las ofertas de Black Friday de otros países muchas tiendas y empresas aprovechan esa época para vaciar sus galpones porque recibirán equipos nuevos para la temporada navideña. En cambio acá, el venezolano ha perdido la capacidad de elección porque llevamos mucho tiempo comprando pensando “esto es lo que hay y no sé si estará mañana”.

¿Quieres un teléfono de última generación? Pues en el mundo real de Venezuela el iPhone 5S cuesta entre 60 mil y 80 mil bolívares. Si es el iPhone 6 prepara más de 120 mil. ¿Comprarías un teléfono a ese precio? ¿Cuántos salarios mínimos debe ganar alguien para tenerlo?

Hay compañías que tienen acuerdos con el gobierno, pero ¿cuántas horas de cola hay que hacer para comprar el que quieres? Y olvídate del cupo electrónico, solo te alcanzará para uno de gama más baja.

¿Imaginan en una ciudad como Caracas eventos o producciones grandes realizadas con cámaras GoPro, Cannon o Nikon? Las marcas nos pasan por encima y prefieren hacer inversiones en otros países suramericanos como Brasil, Colombia y Argentina, donde ellas te pueden patrocinar si presentas un proyecto que les gusta. O tan simple, como que puedes comprarlas sin gastar más de lo que esperabas.

Venezuela se mantiene como una de las economías más inestables de Suramérica, muestra de ello es que muchas personas con accesos a dólares los venden por lo que diga una página de Internet, donde el precio pasaba de cambiar una vez cada 2-3 días a hacerlo 3 veces un mismo día. A esa página de Internet mucha gente la critica pero igual venden al precio que dicen. Un poco contradictorio ¿no?

dolares_bolivares_cambio

 

Nuestro país económicamente es como una persona mal administrada, que quiere llegar lejos pero no hace mucho para lograrlo, gana pequeñas batallas que dan sonrisas, pero nunca ganará la guerra, al menos no actuando de esa forma.

Para cambiar la situación, de parte del Estado, es cambiar las políticas económicas, buscar una solución eficiente (porque ya se probó “eficaz” e “inmediata” y no funcionaron) al problema económico para que más empresas se animen a invertir en Venezuela abasteciendo los mercados.

Así de parte nuestra, dejaremos de pensar como compradores compulsivos y empezaremos a ver cómo los equipos electrónicos y demás productos que deseamos estarán siempre en los anaqueles a un verdadero “precio justo”.

———————————————————————————————————————————————————

*WindowShopping: pasear por las páginas de ventas solo para ver los precios, expresión común en las salidas y paseos a centros comerciales.

Comenta