Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Vía Multimedia | 17 September, 2019

Scroll to top

Top

¿Quieres ser emprendedor? Toma consejos de Google

25 febrero, 2014
 
¿Quieres ser emprendedor? Toma consejos de Google

| On 25, Feb 2014

Uno de los grandes de Google nos da unos tips para empezar un negocio con el pie derecho y no llevarnos un chasco. Mira y aplícalos

Eze Vidra lleva 12 años trabajando con Google en el departamento de startups. Su trabajo lo ha llevado por Israel, Nueva York, San Francisco y Londres.

Actualmente es el director de “Google para emprendedores” y en una entrevista que dió al Wall Street Journal, lanzó cinco consejos muy sencillos para los nuevos -y no tan nuevos- emprendedores.

1.- Comprende qué quiere el mercado.

No es lo mismo tener la idea o el producto campeón a que el mercado necesite de ese producto. “Muchos productos fallan no porque el desarrollo del producto estuvo mal hecho, sino porque fallaron al desarrollar su mercado”

¿Cuál es la solución a esto? El emprendedor debe lanzar productos pensando en soluciones que los usuarios van a querer utilizar. En este caso, es mejor preguntar cuáles necesidades o problemas tiene el grupo al que quieres llegar e ir replanteando si vas en el camino correcto.

2.- Desarrolla un producto sencillo, pero piensa a lo grande.

Muchos desarrolladores buscan crear un producto que satisfaga sus necesidades, no las de los usuarios en el mercado. Por lo que hacen productos complejos con utilidades que no todos utilizarán al 100%.

A la hora de crear la idea, deben pensar en crear algo sencillo de usar, ya que como la mayoría de los usuarios prefieren un producto fácil de usar, un producto masivo comienza por la sencillez y luego se va desarrollando según las necesidades del mercado.

A su vez, el emprendedor debe buscar siempre un uso global al producto. Se ha demostrado que un producto destinado a un mercado pequeño tiene dos opciones a la hora de popularizarse: o se expande o muere porque la competencia sí dio con la idea a nivel macro.

5.- Contrata inteligente y despide a tus amigos cuando sea necesario.

Los amigos que se alían para desarrollar una idea deben hacerlo porque sus cualidades se complementan, no porque son amigos y ya. Pero ¿Qué pasa cuando la amistad tiene más relevancia que el desarrollo de la idea?

“Es importante mantener una conversación al comienzo para aclarar ciertos puntos que tenerla luego como si fuera un divorcio doloroso. (…)Cuando estás en el comienzo del desarrollo está bien tener puntos de choque y resolverlos. Pero cuando la idea crece y tienes inversionistas, tomar decisiones estratégicas se vuelve más difícil”

Si vas a desarrollar una idea junto a amigos o familiares, deben separar bien la amistad con lo laboral. Porque en las épocas más difíciles pueden surgir problemas laborales que afectan la relación.

4.- Encuentra un equilibrio adecuado entre trabajo y ocio.

Hay emprendedores que creen que es bueno trabajar 24/7. Es cierto que ser tu propio jefe se ajusta a tiempos de trabajo no convencionales, que haya momentos familiares o sociales interrumpidos por el trabajo, pero el trabajo no debe demarcar todas las horas de tu vida.

Si descuidas tu salud física y mental, tu vida social y familiar terminarás pagando un alto precio. Bien sea porque no tendrás nada en mente o terminarás tomando malas decisiones, cambiará tu carácter y punto de vista sobre las cosas y al final, dañarás tu producto y fallaste como emprendedor.

5.- Saca el máximo provecho de tus mentores.

Hay muchos emprendedores que creen saberlo todo. Piensan que una idea “que revolucionará el mercado” es suficiente y que nada podrá afectarlos. Pero como todo alumno, sin un maestro que te ayude en el camino, tu travesía irá directamente a la falla.

Un punto de vista y diferente -y experto- al tuyo ayudará a ver las áreas que podrían ser el punto débil de tu idea y buscarle soluciones antes que sucedan. Siempre es importante tener la opinión de alguien que ya estuvo ahí antes que tú.

Con info de Wall Street Journal 

Comenta